CERBERUS Y MAS...CUIDADO

PRISIÓN POR ESPIAR A SU EXNOVIA A TRAVÉS DE UNA APLICACION MOVIL

El Juzgado de lo Penal número 4 de Jaén ha condenado en 2017 a dos años y medio de prisión a un joven de 23 años, además del pago de una multa de 1.620 euros, por instalar un sistema espía en el móvil de su pareja sin que esta tuviera conocimiento de ello.

El Juzgado de lo Penal 4 de Almería en 2016 ya condenó a un hombre a dos años de prisión por un delito de descubrimiento y revelación de secretos por espiar a su expareja a través de una aplicación que le instaló en el móvil sin que ella supiera nada.

Además, la sentencia le prohibió aproximarse a menos de 200 metros ni comunicarse de cualquier manera con la víctima por un período de tres años e indemnizarle con 2.000 euros. También debió hacer frente a una pena de multa de doce meses con una cuota diaria de cuatro euros.

Los hechos probados relatan que el condenado instaló en el teléfono móvil de su expareja, sin conocimiento de ella, un programa llamado Cerberus, dándose de alta en la página web de dicha aplicación. El programa permite mantener controlado y vigilado el terminal y puede realizar, entre otras funciones, la localización de la ubicación del teléfono, conocer las llamadas efectuadas y recibidas por éste así como tomar fotografías y grabar vídeos y audios desde la cámara de dicho dispositivo.

Toda esta información era enviada al correo electrónico del condenado sin que su expareja fuera consciente de ello.

Los programas que se desarrollan son capaces de controlar el teléfono hasta el punto de activar el micrófono o la cámara desde un lugar remoto y ver u oír en directo lo que esté sucediendo cerca del terminal. También recibir todos los mensajes de cualquier aplicación: Whatsapp, Facebook, Tinder, correo electrónico o Twitter. El programa también graba las llamadas que se hacen desde el teléfono y las que recibe. El espía puede luego guardar toda esa información aunque el dueño del teléfono la borre de su terminal.

La Unidad de Investigación de Delitos Tecnológicos del Cuerpo Nacional de Policía ha detectado un notable aumento en las denuncias de este tipo de hechos. Gente que ve cosas raras en su teléfono. Una de esas cosas raras es que la batería se caliente más de lo normal o se acabe muy deprisa. Se puede recurrir a un perito informático para que haga un informe del teléfono.