CREACIÓN DE REGISTRO CENTRAL DE DELINCUENTES SEXUALES

CREACIÓN DE REGISTRO CENTRAL DE DELINCUENTES SEXUALES

La reforma de la legislación sobre el menor está integrada por dos normas, la Ley Orgánica 8/2015 publicada el pasado 23 de Julio y la Ley 26/2015 de 28 de Julio en vigor desde el 18 de Agosto , de Protección a la Infancia y Adolescencia.

Al entrar en vigor esas nuevas leyes, se introducen entre otros cambios necesarios, al incidir aquellas en los derechos fundamentales y las libertades públicas reconocidos en los arts. 14, 15, 16, 17 y 24 CE, una serie de modificaciones en nuestra legislación ,así por tanto se modifican el Código Civil, la Ley de Adopción Internacional, la Ley de Enjuiciamiento Civil , la Ley de Enjuiciamiento Criminal y en total 21 normas quedan afectadas por la reforma , desde el sistema de adopción y acogimiento hasta las pensiones de orfandad, las condiciones de los centros para chicos con trastornos de conducta o el derecho de escucha en los procedimientos judiciales, entre otros temas.

El objetivo de la reforma es adaptar los instrumentos de protección de menores a los cambios sociales, en aras del cumplimiento efectivo del art. 39 CE y los instrumentos internacionales ratificados por España.

En su preámbulo señala que el artículo 39 de la Constitución Española establece la obligación de los poderes públicos de asegurar la protección social, económica y jurídica de la familia, en especial de los menores de edad, de conformidad con los acuerdos internacionales que velan por sus derechos.

Por ello se incluyen en la ley los “Deberes del Menor” donde se les reconoce como corresponsables de las sociedades en las que participan y, por tanto, no solo titulares de derechos sino también de deberes.

También se incluye una importantísima protección en el área de delitos contra la libertad e indemnidad sexual , estableciendo el requisito de una protección especial , esto es, que cualquier profesional que en el ejercicio de su cargo tenga contacto habitual con menores , se le exigirá no haber sido condenado por uno de estos delitos antedichos.

Es decir que prevé que quienes vayan a trabajar con menores deberán obtener previamente un certificado de que no existe ningún tipo de condena en firme por delitos de agresión y abuso sexual, prostitución , pornografía infantil, corrupción de menores y trata de seres humanos.

En este proceso se crea en España el REGISTRO CENTRAL DE DELINCUENTES SEXUALES que contendrá la identidad de los condenados por delitos contra la libertad e indemnidad sexual, trata de seres humanos, o explotación de menores, e información sobre su perfil genético de ADN.

Con ello se pretende hacer posible un seguimiento y control de las personas condenadas por estos delitos no solo en España sino también en otros países. Asimismo, la Administración General del Estado colaborará con las autoridades competentes de los Estados miembros de la Unión Europea, para facilitar el intercambio de información en este ámbito.

Por tanto que se crea una base de datos de ADN de todos los condenados por los delitos antedichos.

Y todo ello atendiendo a un interés general, y a una prevención legítima, y preservación de un interés mayor del menor en aquellos casos de prevención e investigación de delitos sexuales contra los menores, con ello queda clara la prevalencia de ese interés del niño y adolescente sobre la injerencia del derecho a la intimidad, entendiendo que sólo aquellos datos que tengan relación con dicho objetivo de prevención e investigación.

La creación de los registros de delincuentes sexuales se encuentra en el sistema norteamericano, siendo diseñado para permitir el conocimiento de residencia, actividad y seguimiento de los delincuentes sexuales por parte de las autoridades y a los ciudadanos en algunas jurisdicciones, incluso vía internet. California sería uno de los primeros estados en instituirlo y su difusión se convirtió en pública sobre 1970. Con la Ley Megan en Nueva Jersey en 1996 el gobierno federal obligaba a la difusión pública de algunos de los delincuentes sexuales más peligrosos. Normalmente la información que se incluye sobre el delincuente es el nombre, la foto, la dirección, el día de encarcelamiento y la naturaleza del delito. A menudo esta información se publica a través de páginas web gubernamentales (de cada estado), pero también a través de periódicos, en panfletos y otros medios de difusión. En el 2007 incluso se implementaron nuevas normas que endurecieron las ya existentes para los delincuentes sexuales, llegando incluso restringir a estos delincuentes el poder vivir en proximidades de colegios o guarderías.

En otros países como Canadá el Registro Nacional de Delincuentes Sexuales entró en vigor el 15 de diciembre de 2004, pero no es de difusión pública.

Entre los países europeos, por ejemplo en Reino Unido, sólo permite el conocimiento de los datos del Registro a la policía y el personal de prisión. Dicho Registro está bajo la supervisión de su Ministerio del Interior y regulado en la Ley de Delitos Sexuales de 2003, tampoco por tanto es de carácter público.

La creación en nuestro país del Registro Central de delincuentes sexuales supone un gran avance en la protección de menores, nuestro más preciado bien, las generaciones venideras, debemos proteger de personas que puedan corromper y arrebatar la infancia o adolescencia a nuestros menores. Aun así veremos que el tema generará controversia con opiniones a favor y en contra.

Queridos lectores, ya os hemos dado la información, ahora el asunto queda a vuestra opinión.